domingo, 21 de febrero de 2016

6- Actitudes de los docentes hacia las nuevas tecnologías en la educación




Hoy día, vemos como las nuevas tecnologías de comunicación e información (TIC) han abierto al mundo múltiples opciones que permiten lograr una mayor eficiencia en todos los espacios en los que se emplean. Sin embargo, su surgimiento también ha traído consigo ciertas actitudes de rechazo.

En la actualidad existen ltiples definiciones respecto al rmino actitud. Unas de cacter social, otras psicológicas, conductuales y de tipo cognitivo. Esto explica la heterogeneidad de los conceptos que se pueden encontrar.

No obstante, existe consenso entre los teóricos en afirmar que la actitud es una predisposición psicológica de comportarse de manera favorable o desfavorable frente a una entidad particular (Eagly y Chaiken, 1998; Berliner y Calfee, 1996; Mehrens y Lehmann, 1991; Zabalza, 1994; Kerlinger, 1975 en UMC y GRADE, 2001). O como señala Gagné (1987), en el ámbito de la Psicología de la Enseñanza-Aprendizaje sostiene que la actitud es una capacidad que orienta el comportamiento de un estudiante con relación a un objeto o en presencia de una situación determinada"; y la define como un estado interno aprendido a través de las experiencias personales y relacionales, que influye en las elecciones de acción personal hacia una categoría determinada de personas, objetos o eventos. Es decir, si se realiza una valoración positiva hacia un objeto determinado, las actitudes hacia el objeto valorado serán positivas o favorables, mientras que si la valoración es negativa o en contra del objeto, las actitudes serán negativas o desfavorables.

En este sentido, se puede decir que las actitudes son predisposiciones que la persona tiene hacia un determinado tema, materia, realidad, acontecimiento o idea llamado comúnmente objeto de actitud (Berliner y Calfee, 1996; Zabalza, 1994 en UMC y GRADE 2001). El objeto de actitud es definido como cualquier entidad abstracta o concreta hacia la cual se siente una predisposición favorable o desfavorable.

Tal como se ha planteado, las actitudes que adopte el alumnado ante las herramientas tecnológicas utilizadas desde el aula, serán un factor determinante para el éxito en los proyectos de intervención con TIC en el ámbito educativo.




Con el tiempo, las actitudes negativas se han ido presentado de manera más generalizada y se han ido reemplazando por perspectivas positivas que los resultados de las distintas aplicaciones han ido generando. Una referencia de esta es el ámbito educativo.

Las actitudes de los profesores hacia el uso de TIC es un factor esencial para determinar cómo las usan (Fuentes, Ortega & Lorenzo, 2005; Marquès, 2000; Sipilä, 2010). Bulent Cavas, Pinar Cavas, Bahar Karaoglan y  Tarik Kisla (2009) sostienen que las actitudes de los profesores hacia las TIC tienen implicaciones importantes en el uso que hacen de estas durante sus prácticas de enseñanza. Lo antes citado hace referencia a que las actitudes de las y los docentes hacia la TIC afectarán de manera positiva o negativa en su práctica pedagógica.

Según Arreola-Olivarría et al (2011):

  1. Hay una actitud favorable de los docentes hacia el uso de las TIC en el contexto educativo.
  2. Las actitudes menos favorables se relacionan con la facilidad y disponibilidad de las TIC, lo cual puede estar apuntando a las debilidades de los programas de formación docente en México y a las carencias que aún persisten en muchas escuelas en relación con las TIC.
  3. Los profesores presentan actitudes más favorables que las profesoras, en especial en lo relacionado a facilidad y disponibilidad, lo que puede asociarse con las diferencias de género que aún persisten en el contexto mexicano y que establecen posiciones diferentes con respecto a las tecnologías entre hombres y mujeres.
  4. Hay actitudes más positivas hacia las TIC en los docentes que tienen mayores posibilidades de interacción con ellas.

De los resultados se derivan las siguientes recomendaciones:

  1. Aprovechar la existencia de actitudes positivas hacia las TIC en los docentes como elementos que pueden facilitar su inserción en el contexto de las escuelas primarias.
  2. Trabajar con las profesoras en el desarrollo de competencias técnicas que faciliten el uso de las TIC por parte de ellas.
  3. Desarrollar acciones para favorecer el acceso y la frecuencia de uso de las TIC por parte de los docentes en la escuela en general y de manera particular en el salón de clases como una estrategia para promover actitudes positivas hacia ellas.
  4. Se considera necesario realizar nuevos estudios que vinculen las actitudes de los docentes con las competencias y las prácticas que el uso de las TIC implica.

REFERENCIAS:

Arreola-Olivarría, Claudia Gabriela, García-López, Ramona Imelda, Angulo-Armenta, Joel, Carlos-Martínez, 

Ernesto Alonso, Valdés-Cuervo, Angel Alberto, Actitudes de docentes de educación básica hacia las TICMagis. 

Revista Internacional de Investigación en Educación [en linea] 2011, 3 (Enero-Junio): [Fecha de consulta: 16 de febrero de 2016] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=281021734008> ISSN 2027-1174 

Fuentes, J., Ortega, J. & Lorenzo, M. (2005). Tecnofobia como déficit formativo investigando la integración de las TIC en centros públicos de ámbito rural o urbano. Educar, 36, 169-180. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/ articulo?codigo=1399856

Gagné, R. (1987). Las Condiciones del aprendizaje. México: Nueva editorial interamericana.
Glanvill, J. &. (2007). The measurement of school engagement: Assessing dimensionality and measurement invariance across race and ethnicity. Educational and Psychological Measurement.

UMC y GRADE (2001). Fundamentación de la evaluación de actitudes en la evaluación nacional 2001. Lima.



IMÁGENES:
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario