miércoles, 18 de febrero de 2015

Los Libros Electrónicos

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma de ver y entender la educación 
tradicional. Los avances hacen que vayan surgiendo nuevas alternativas para problemas que hasta ahora no tenían solución.


Uno de los avances que está empezando a tener relevancia en el terreno educativo es el libro electrónico o e-book. Este dispositivo, es un pequeño aparato que dispone de una pantalla y varios botones que sirven para acceder a las distintas funciones que puede realizar.

Cuenta con uno o más procedimientos para proporcionarle información, normalmente ranuras en las que se puede insertar una tarjeta de memoria. Algunos también ofrecen la posibilidad de conectarse a internet vía wi-fi, o incluso disponen de una tarjeta de móvil que les permite descargar información a través de la red 3G en cualquier lugar que tenga cobertura de telefonía móvil.

La pantalla de un libro electrónico utiliza una moderna tecnología denominada tinta electrónica o papel electrónico. El papel electrónico está formado por una capa plástica protectora, un polímero y una malla de micro transistores eléctricos que permiten mostrar en pantalla cualquier texto o incluso gráficos con una legibilidad comparable a las ediciones en papel.





Formatos:

  • EPUB. Es un formato libre desarrollado por el IDPF (International Digital Publishing Forum = Foro Internacional de Publicaciones Digitales). Está basado en estándares de código abierto (open source) por lo que no está sujeto a disposiciones arbitrarias de ninguna empresa. Es uno de los más universales. Los libros adquiridos en este formato suelen visualizarse correctamente en casi todos los lectores.
  • PDF. Es el formato de Adobe (Portable Document File = archivo de documento portable). Es sumamente popular como medio de difusión de documentos en Internet.
  • FB2. FictionBook es un formato abierto XML para el almacenamiento de libros electrónicos. Está soportado por lectores como Papyre y es fácil de convertir a otros formatos.
  • MOBI. Mobipocket es el formato nativo del lector Kindle.
  • LIT. Es uno de los más antiguos (2000) creado para leer con el programa Microsoft Reader en dispositivos PDA.
  • AZW. Es el formato creado para dar soporte al lector de libros Kindle comercializado por Amazon.

Dispositivos:
Los criterios de elección de un dispositivo u otro pueden ser:
  • Tinta digital o pantalla LCD/TFT. Si el dispositivo se utilizará sobre todo para leer libros conviene elegir un modelo con tinta electrónica por las ventajas antes mencionadas.
  • Tamaño de pantalla. Se han popularizado los modelos de 6 y de 9 pulgadas. Para la lectura diaria de un libro de literatura basta con un modelo de 6 pulgadas. Además son más baratos. Sin embargo si se van a leer libros técnicos en formato PDF es más aconsejable la pantalla de 9 pulgadas. El dispositivo resultará más caro y menos manejable.
  • WIFI. Para navegar por Internet de forma habitual es preferible una tableta. La conexión WIFI en un e-reader se utilizará sobre todo para acceder a un artículo de Wikipedia, descargarse libros de una página y no mucho más. La navegación suele ser más lenta y las páginas se muestran descuadradas.
  • Táctil. Permite manejar las funcionalidades del libro desde la pantalla. No es imprescindible porque en la mayoría de los casos sólo se requiere pasar una página.
  • Formatos de e-books. Conviene que admita el mayor catálogo posible de formatos. Los más importantes son: EPUB, PDF, MOBI, FB2, LIT, etc. Se puede convertir un formato en otro utilizando el programa informático Calibre pero si el archivo contiene un certificado anticopia DRM la conversión resultará más complicada.
  • Autonomía de la batería. Los e-readers consumen batería sobre todo cuando se refresca la pantalla. Mientras se encuentra encendido gasta muy poco, casi como cualquier otro aparato en standby. Por este motivo la autonomía se suele medir en número de pasadas de página. Un valor normal suele ser entre 8.000 y 9.000 páginas lo cual permite utilizarlo para una lectura diaria de media hora durante uno o dos meses.
  • Memoria de almacenamiento. Determina el número de libros que podrá almacenar y por tanto la cantidad que se manejará simultáneamente en un cierto periodo de tiempo. Se puede emplear el dato de 600 libros por cada GB de capacidad útil. También es posible aumenta esta capacidad si el aparato dispone de ranura para tarjeta miniSD de ampliación. 

Modelos en el mercado:
  • Kindle. El lector de Amazon. Existe en versiones de 6 y 9 pulgadas de pantalla, todas ellas con wifi y con opción de 3G.
  • iPad. Este dispositivo de Apple no es un lector de libros electrónicos propiamente dicho sino más bien un miniordenador capaz de leer ebooks.
  • Tablets. En la actualidad y con la llegada del sistema operativo Android, están saliendo al mercado multitud de dispositivos con pantallas táctiles de entre 5 y 10 pulgadas, con retroiluminación del panel lcd que permiten leer libros digitales.

Ventajas:
Las ventajas que ofrece el libro electrónico son muchas. En primer lugar, hay dos evidentes: el tamaño y el peso. Muchos modelos de lectores pesan menos de 300 gramos, y la mayoría no superan los 5 mm de espesor.

La diferencia con la de los estudiantes actuales, que deben llevar pesadas carteras y mochilas con una gran cantidad de libros diferentes es evidente, ya que de esta otra forma tendrían todos sus libros reunidos en un único dispositivo.

Por otro lado, la capacidad de un libro electrónico puede llegar a almacenar cientos e incluso miles de títulos. Y en el caso de que se necesite aún más espacio, sólo habría que llevar otra tarjeta de memoria con los títulos que no entraron en la primera.

Entre otras virtudes, cuenta con la ventaja de que la tinta electrónica no cansa la vista. El aspecto de una página de un libro electrónico es prácticamente el mismo que el de una página de un libro en papel.

El consumo también es muy bajo, una sola carga de batería puede proporcionar a un libro electrónico la posibilidad de mostrar unas 10.000 páginas distintas. Además, un libro electrónico no se desgasta por el uso como uno de papel.

Otra de las ventajas, muy útil para el campo educativo, es la posibilidad de subrayar. La mayoría de los libros electrónicos proporciona métodos para marcar texto que facilitan mucho la tarea de los alumnos a la hora de estudiar, con la ventaja de que se puede repasar lo subrayado y modificarlo. Esto puede permitir al alumno realizar resúmenes de sus apuntes con facilidad, y repasar sólo los conceptos clave rápidamente cuando ya se haya estudiado el tema.

Por supuesto, también hay que tener en cuenta la diferencia de costes entre un libro electrónico y uno en papel. El primero, al no conllevar gastos en material ni en producción (papel, impresión, encuadernación, distribución, etc.), puede tener un precio mucho más bajo que el equivalente impreso.

La renovación de estos libros cada año también se abarataría: puesto que muchos de los contenidos permanecen invariables, sólo habría que actualizar los contenidos antiguos con la información nueva.

Y por último, un libro electrónico tiene mucho menor impacto ecológico. El ahorro en papel ayuda a la conservación de miles de árboles. Además, al reducirse al mínimo los costes de producción, los autores recibirán más dinero por su trabajo.


Desventajas:

Aunque un lector electrónico puede durar mucho tiempo, en algún momento dejará de servir. El rápido avance de la tecnología hace que los nuevos descubrimientos vayan dejando obsoletos a los antiguos a una gran velocidad.

La rigidez del lector lo hace menos manejable que un libro de papel. A pesar de que el papel electrónico se puede doblar, todos los dispositivos actuales cuentan con una carcasa protectora que los vuelve rígidos.
Se pierde la posibilidad de coleccionar libros. En muchas casas, los libros adornan uno o varios rincones. El libro electrónico acaba con esta posibilidad.

En ocasiones uno puede querer escribir apuntes o notas sobre el libro. Los libros digitales no permiten realizar estas anotaciones, al menos no con facilidad.


Beneficios para los Centros Educativos:
  • Digitalizar y distribuir guías y libros de texto. Las Instituciones Educativas pueden ofrecer, en forma digital, materiales desarrollados por su equipo docente.
  • También pueden repartir, con una reducción significativa de costos, libros de texto digitales comprados a alguna editorial.
  • Posibilitar que los estudiantes dispongan, en todo momento, de las últimas ediciones de los libros de texto que utilizan en las diferentes asignaturas.
  • Recopilar materiales. Los docentes pueden recolectar contenidos provenientes de Internet (páginas Web y RSS), clasificarlos y compendiarlos por tema, grado y asignatura, para distribuirlos entre los estudiantes. 
  • Prestar libros digitales a través de la biblioteca escolar. Las Instituciones Educativas pueden establecer convenios con librerías como Amazon para prestar a los estudiantes libros en formato digital. Este servicio ya funciona en 11.000 bibliotecas de Estados Unidos.
  • Mejorar la gestión de la biblioteca escolar. Los libros digitales representan beneficios de tipo logístico: disminuir el espacio físico de la biblioteca; reducir costos de mantenimiento; aumentar la disponibilidad de ejemplares, especialmente, los títulos de referencia; mantener actualizado el catálogo de libros.
  • Utilizar un mismo dispositivo a lo largo de todos los grados escolares. No se requiere un modelo para primaria y otro para secundaria.   


IMÁGENES:
http://www.ceuta.es/ceuta/images/servicios/biblioteca/imagenes/noticias/ebook.jpg
http://ounae.com/img/ounae/2013/03/Captura-de-pantalla-2013-03-13-a-las-23.11.09.jpg
http://www.secundariatecnica46.com/images/Libros-Electronicos.jpg





Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario